NUESTRO PROCESO

Nuestra formación es un proceso que abarca entre diez y doce años, e inicia con la experiencia del noviciado; continúa con la formación intelectual en filosofía y teología necesarias, especialmente, para quienes optan por la ordenación sacerdotal. Puede ayudarnos a ilustrar el proceso, la figura a continuación.

CANDIDATURA

El joven se pone en contacto con el equipo de Promotores Vocacionales y tiene un proceso de acompañamiento en su paíse de origen. Durante este tiempo, los jóvenes candidatos, participan en talleres de crecimiento personal y de oración ignaciana. luego son destinados a vivir durante seis meses la experiencia de prenoviciado.

PRENOVICIADO

Es una experiencia de discernimiento para los jóvenes que se sienten llamados a seguir a Jesús a la manera de San Ignacio de Loyola y consiste en hacer una pequeña ruptura en la cotidianeidad de la vida. Durante seis meses son destinados a vivir en una Comunidad Jesuita, en un país diferente al de su origen y en función de las obras de la Compañía de Jesús en la Provincia de Centroamérica. Es por eso que los prenovicios colaboran en Pastorales Universitarias, otros en proyectos comunitarios y algunos en parroquias.

NOVICIADO

El noviciado es el “primer paso” en nuestra formación dentro de la Compañía, tanto para los que se preparan para el sacerdocio como para los hermanos. Es una etapa profunda que dura dos años, y su objetivo es el discernimiento de la propia vocación. Es un tiempo dedicado a una especie de desierto espiritual, con su doble dinámica de ruptura y plenitud. Está integrado por una serie de experiencias o “pruebas” (como las llamaba San Ignacio), que nos permiten reconocer nuestra propia fragilidad y a la vez decidir, desde nuestra libertad.

Las experiencias del Noviciado son: El mes de Ejercicios Espirituales (a mitad del primer año de Noviciado), trabajo en hopitales (durante más de un mes), trabajo pastoral intenso en alguna obra de la Compañía (durante dos meses); y trabajo pastoral los fines de semana en la comunidad y parroquias, a lo largo de los dos años de noviciado.

JUNIORADO – FILOSOFÍA

Es una etapa de transición, posterior al noviciado que permite trabajar y fortalecer nuestros conocimientos. En esta etapa iniciamos nuestros estudios formales en la universidad y dura normalmente cinco años; en algunos casos se reduce, dependiendo de los estudios previos o la edad del joven. La tarea principal es el entrenamiento de la capacidad de diálogo con la cultura y el pensamiento del hombre hoy: trabajar para lograr una mente crítica y flexible.

MAGISTERIO

Es una etapa en la que nos involucramos plenamente en labores específicas y dura entre dos o tres años. La tarea principal es que seamos capaces de desarrollar las destrezas y habilidades pastorales; a la vez, nos permite conocer y medir mejor nuestras aptitudes, inclinaciones y limitaciones ante el trabajo pastoral.

Tradicionalmente esta etapa se denomina magisterio, ya que antiguamente la mayoría de estudiantes jesuitas se dedicaban a la enseñanza en alguna de nuestras instituciones educativas. Hoy en día, las actividades que podemos desempeñar son más diversas: trabajo en parroquias, combinación de enseñanza y estudios especializados, investigación, comunicaciones, etc.

TEOLOGÍA

En la Compañía de Jesús, el estudio de la teología es una etapa intermedia esencial en la formación. Después de una experiencia apostólica de dos años de trabajo en el Magisterio, esta etapa permite adquirir y concretizar las bases teológicas, para así ahondar en la fe; es un momento, para recrear la Vocación. En la actualidad, los estudios se cursan en los Centros Interprovinciales de Formación como: Chile, Brasil y Colombia, que dura tres años. Después, tanto escolares como hermanos, vuelven a una misión específica a sus provincias.

MINISTERIOS

La ordenación sacerdotal suele ser el finalizar los estudios teológicos. También los hermanos llevan una seria formación teológica que les ayude a anunciar la fe.

Después de la teología y ya siendo sacerdotes, los jesuitas hacen estudios especiales: doctorados, maestrías o carreras civiles. También los hermanos realizan estudios especializados. Las disciplinas o áreas de especialización dependerán de las aptitudes del jesuita y de las necesidades apostólicas de la provincia y/o Compañía universal. La duración de esta etapa dependerá de la clase de estudios que se esté realizando.

TERCERA PROBACIÓN

Un periodo semejante al noviciado y que Ignacio denominó “escuela del afecto”. Es una etapa posterior al largo periodo de formación académica o técnica y de experiencias apostólicas. La Tercera Probación viene a ser como un segundo Noviciado, un tiempo de profundizar y arraigarnos más en nuestra espiritualidad, que precede a los últimos votos.

ÚLTIMOS VOTOS

La Tercera Probación precede a los últimos votos que son la aceptación definitiva del jesuita por parte de la Compañía.