NOS ANIMAN

Conoce a aquellos hombres y mujeres con quienes compartimos misión y nos animan a seguir desde la fe y la promoción de la justicia que la misma fe exige.

Conoce a a nuestros hermanos jesuitas que vivieron a profundidad nuestra vocación del servicio a los más frágiles y comprometidos con el Reino de Dios.

MONS. ROMERO

“Yo les suplico a todos, queridos hermanos, que miremos estas cosas desde el momento histórico, con esta esperanza, con este espíritu de entrega, de sacrificio, y hagamos lo que podamos. Todos podemos hacer algo: desde luego un sentimiento de comprensión.”

(Homilía del 24 de marzo de 1980)

“Para ser justo no basta con no aumentar por propia iniciativa la reserva ya ingente de injusticia de este mundo; es preciso además soportar generosamente los efectos de la injusticia, negarse a seguirle el juego y, sobre todo, sustituir su dinámica por la dinámica del amor”.

Considerado una de las figuras más relevantes de la historia social y eclesial del siglo XX, era un hombre profundamente humilde, cuyo centro y modelo es Jesús de Nazaret.

P. Pedro Arrupe, SJ

Prepósito General de la Compañía de Jesús entre 1965 - 1983

“La verdad de la realidad no es lo ya hecho; eso es sólo una parte de la realidad. si no nos volvemos a lo que está haciéndose y a lo que está por hacer, se nos escapa la verdad de la realidad”.

El 16 de noviembre de 1989, Ignacio Ellacuría junto a cinco compañeros jesuitas y dos mujeres salvadoreñas sencillas, fueron asesinados en la comunidad de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” donde residían. ¿Por qué? Por poner su voz y su prestigio  al servcio de los más frágiles de la sociedad, los más violentados, los oprimidos, en quienes reconocieron a Jesús crucificado, encarnado. 

P. Ignacio Ellacuría, SJ

Rector de la UCA y Vicerrector de Proyección Social 1979 - Hasta su martirio en 1989

“Esclavo de los esclavos”

Catalán, corto de palabras y largo en hechos había sido un huérfano en Verdú (n. 1580) y tras estudiar en el colegio Belén de Barcelona se hizo jesuita. No quería ordenarse sacerdote porque le atraía el trabajo humilde de los hermanos coadjuntores. Sobre todo el santo hermano Alonso Rodríguez, quien le mostró que Jesús estaba en la gente sencilla; éste le convenció que se fuera a trabajar a América.

En Cartagena de Indias conoció a otro jesuita, este intelectual, el padre Jerónimo Sandoval que había escrito el primer gran libro sobre la situación de los esclavos negros. Pedro aprendió de él, le superó en su entrega y se consagró “esclavo de los esclavos para siempre”. Pero además, tras ser ordenado sacerdote, atendía a los leprosos, los enfermos abandonados y los reos de la inquisición. 

Gracias a Sandoval y a Claver, Cartagena de Indias fue declarada “Cuna de los Derechos Humanos”.

S. Pedro Claver, SJ

Cartagena de Indias, Colombia

A finales del siglo XVI, cuando nadie podía asomarse a China, Mateo Ricci entró en el continente y tendió puentes con aquella cultura lejana y cerrada, gracias a la ciencia. Con su habilidad para confeccionar mapas, globos terráqueos o incluso relojes, y con sus conocimientos de cosmografía, filosofía, etc. entró en contacto con la cultura china. Escribió libros de matemáticas, literatura, catequesis en chino. Desde el respeto profundo a sus interlocutores inauguró una forma de evangelización e interculturación que hoy sigue siendo ejemplar. 

S. Mateo Ricci, SJ

No dudes en escribirnos

Contáctanos